domingo, diciembre 11, 2016




Arturo es un fotógrafo extraordinario. Como docente es muy bueno: tiene paciencia, es estructurado, se entiende todo lo que dice, explica con detalle y no se “guarda nada”. En el taller nos habló sobre cómo contar una historia con ejemplos de varios de sus reportajes. Nos contó cómo “buscar” una foto. Luego nos envió al mercadillo del agricultor de “los álamos” a encontrar esa imagen que lo describiera y que pudiera ser “la foto” del artículo del periódico sobre el agromercado. La cosa no quedó ahí, como en la mayoría de los cursos a los que he asistido, al regresar del ejercicio entregamos la tarjeta (sin nada de edición) y visionamos todas las fotos que hicimos. Cada uno de los alumnos eligió, de las que había hecho, la que más le gustó y Arturo comentó y diseccionó como  porqué las fotos elegidas “funcionaban” o no y qué se podía hacer para mejorarlas. También nos indicó cual de nuestras fotos era la que él elegiría para la “portada”. Sus comentarios siempre en positivo animan a mejorar. Les dejo algunas de “mis portadas” imperfectas. Fue un ejercicio duro pero muy divertido. Un “lujo” tener a un fotógrafo así de y en La Palma. Una tarde y una mañana bien aprovechadas.