sábado, agosto 02, 2014

El Día del Corsario

Y desembarcaron en el norte de la ciudad los corsarios franceses al mando del François LeClerc, apodado “pata de palo”. Pasaron la ciudad a espada, sangre y fuego. El terror se apoderó de los habitantes que en unos días lo perdieron todo. El legendario héroe local Baltasar Martin con un grupo de aguerridos hombres y mujeres consiguieron expulsarlo de la isla. Aquello ocurrió en 1553 y hoy lo han repetido un grupo de jóvenes con ganas, entusiasmo y muy buen hacer. Que dure y se repita los próximos años.

ÁLBUM de FOTOS