martes, julio 23, 2013

Cámaras

La “encontré” hace unos días. Hasta me queda un “cubo-flash” con dos disparos. No es la primera cámara, pero casi. Creo recordar que antes hubo otra igual que se rompió. 

Y he recordado como llevaba los rollos a casa de don Miguel y esperaba unas semanas hasta que llegaban el negativo y las copias que eran cuadradas.

¡Qué tiempos aquellos en los que el tiempo era más lento!


Tener un piano no te convierte en pianista. Tenerlo desde hace más de tres décadas tampoco. A lo mejor practicar desde más o menos el mismo tiempo algo ayuda o quizás no…


Cámara “cero” Rolleicord


Debe ser del año 65 del siglo pasado. Era de mi padre. La use por primera vez a finales de los 90. Fue difícil conseguir el negativo. Imagino que ahora será casi imposible. Es completamente mecánica y funciona;  lo que mola bastante. Aunque necesita una “puesta a punto”. 

Cámara “dos” Polaroid

Debe ser de finales de los 70 del siglo pasado, o quizás de los primeros ochenta. Con esta si hicimos bastantes fotos. 

Lo divertido era hacer la foto, poner “el negativo” y esperar unos minutos a que se “revelara” la imagen. A veces la impaciencia era tal que sacábamos la foto  a medio terminar y solo teníamos una mancha. Tiene un característico color y brillo que aun hoy las hacen fantásticas. 

Tengo que conseguir un “rollo” de estos y volver a hacer fotos con estas cámaras. 


Cámara “tres” Konika Minolta Mt100

De mediados de los 90 del siglo pasado. Miles de fotos  hechas con esta compacta que llevaba en el bolsillo a todas partes. 

Con esta cámara empecé a darme cuenta de lo importante que era tener unos buenos zapatos y que había que acercarse mucho a lo que quería fotografiar.

Ahora a ver si consigo ir digitalizando todas esta enorme cantidad de fotos. 

¿Alguien sabe de un escaner que haga el trabajo?