miércoles, octubre 20, 2010

Política, ética, corrupción y Ley Sinde

Lo siguiente está escrito por Enrique Dans. Lo suscribo entero.

"Los partidos en los que se supone que habitan diputados inteligentes y, en algunos casos, usuarios de Internet, van a dar legitimidad a uno de los asaltos a la democracia más importantes vividos en la historia de este país: a cambio de unas transferencias, el Partido Nacionalista Vasco y Coalición Canaria van a otorgar su voto positivo a la Ley de Economía Sostenible, un texto en el que una serie de lobbies corruptos introdujeron de manera completamente irregular una disposición final completamente fuera de contexto con el único fin de favorecer sus intereses económicos por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Una disposición final que nada tiene que ver con la sostenibilidad de la economía, sino únicamente con la sostenibilidad de sus negocios, completamente insostenibles en la era digital. Los políticos del PNV y de Coalición Canaria que se disponen a tolerar semejante burla al Estado de Derecho saben perfectamente lo que están haciendo, y les da exactamente igual. En algunos casos, tuve la oportunidad de hablar directamente con ellos, y les expuse mi preocupación porque algo tan serio como las libertades fundamentales acabasen siendo desdibujadas en el contexto de una negociación que nada tenía que ver con el tema. En el caso de Ana Oramás, de Coalición Canaria, se me aseguró específicamente que “Coalición Canaria se opondría en el Congreso a la ley en caso de llegar ésta a trámite con la disposición final en el estado actual, y que dicha oposición no estaría en ningún caso condicionada a ningún tipo de negociación”. Para más gracia, Coalición Canaria publicó en su momento su adhesión decidida al Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en Internet. Que rápido se nos olvidan las cosas.
El caso del PNV no es diferente. Me consta que hay personas en el Partido Nacionalista Vasco que entienden Internet más y mejor que el político medio de este país, y a los que la Ley Sinde les repugna como nos repugna a la práctica totalidad de los usuarios y a cualquier persona con un mínimo de lógica. Diputados que no pueden justificar que se use una Ley de Economía Sostenible, por buena o mala que sea, para albergar en su interior a modo de monstruo de la película Alien un disparate jurídico como éste, destinado a privilegiar por encima de todo a una industria que se niega a evolucionar.
La Ley Sinde es el esfuerzo de una industria corrupta por evitar ser juzgados con las mismas leyes y por los mismos jueces que el resto de los ciudadanos. Como los jueces no les dan la razón – obviamente, porque no la tienen – quieren cambiar de jueces, y poner los que ellos dicen. Así de alucinante, así de injusto, así de corrupto. Eso es lo que el Partido Nacionalista Vasco y Coalición Canaria se disponen a legitimar. Que una Ministra de la Industria Cultural se dedique a favorecer de manera claramente corrupta a los que trabajan con ella en esa industria, de la que viene y a la que volverá en cuanto abandone sus responsabilidades. Nada hay positivo para Canarias o para el País Vasco en la Ley Sinde. Simplemente, no la han negociado, porque es aparentemente una pequeña parte en un todo muy amplio. Precisamente lo que, en una clara burla a la democracia, pretendían los que la colaron ahí.
Aún puede hacerse algo. El apoyo a los presupuestos, ya negociado, aún podría independizarse de la votación de la Ley de Economía Sostenible, o incluso vincularse a la eliminación de la absurda Disposición Final Segunda. Repetimos: esa Disposición Final no está relacionada con el resto de la Ley, su eliminación es perfectamente posible sin cambiar el sentido de la misma, puede hacerse de manera completamente quirúrgica, sin afectar a nada más, como corresponde al hecho de que llegó ahí de manera irregular, colada de rondón, por la puerta de atrás. Lo que entró en la ley por la puerta de atrás, debe salir de la misma, o perderemos completamente las referencias en lo que es ético o no lo es en política.
Señores diputados y diputadas del Partido Nacionalista Vasco y de Coalición Canaria: apoyen ustedes lo que quieran y lo que crean que sea bueno para los intereses de las comunidades autónomas que representan, pero condicionen dicho apoyo a la eliminación de la Ley Sinde, que nada tiene que ver con dichos intereses. Varios millones de usuarios de la red los contemplan."