martes, diciembre 11, 2007

El Almirante Díaz Pimienta

El Almirante Diaz Pimienta.
Aquí te dejo un vínculo a un estupendo artículo sobre nuestro "almirante" Díaz Pimienta, que es mucho más que una calle ;-)
Está publicado en el Diario de Avisos de hoy. El artículo refleja de manera "resumida" un trabajo de investigación histórica sobre la figura de Díaz Pimienta.
No te imaginas, ni de lejos, quien fue, ni el enorme papel que jugó en le historia de América nuestro paisano

PS: en breve la 2º parte

"Francisco Díaz Pimienta y los intentos de colonización anglosajona en Centroamérica / 1


El almirante general Francisco Díaz Pimienta nació en Tazacorte en 1594 en la isla de San Miguel de La Palma. Su padre -de igual nombre-, había sido capitán de la armada de Felipe II, y luchó en 1571 en la batalla naval de Lepanto posiblemente al frente de un tercio integrado por marineros palmeros. Su hijo, el almirante, dirigió la conquista del archipiélago de Santa Catalina y San Andrés (Providence & Saint Andrew island para los anglosajones) arrancándolo del poder de los ingleses. Estas islas geográficamente se sitúan en el Caribe Occidental a 220 km. de la costa nicaragüense y a 750 km. de la costa de Colombia, nación a la que pertenecen en la actualidad. En su mayor parte, la historiografía hispana ha descrito estos hechos desde un punto de vista romántico y generalista; como un hecho bélico más en la continua contienda entre España y sus enemigos tradicionales. No obstante, los sucesos de 1641 en el Caribe Occidental tuvieron una repercusión de mayor alcance desde el punto de vista británico y norteamericano. La exitosa acción de Díaz Pimienta, su detallada planificación militar y su arrojo y determinación en el momento justo contribuyó en gran medida a la configuración geopolítica actual del continente americano.Un grupo de promotores puritanos ingleses fundaron en 1629 la Providence island Company con el fin de comenzar la colonización del Caribe Occidental y la costa Centro Americana. John Pym, Robert Rich, lord Brooke, sir Gilbert Gerard, lord Robartes y sir Benjamin Rudyerds, entre otros, eran principalmente opositores a Carlos I de Inglaterra y su objetivo, al fundar esta empresa, era la creación de un estado colonial puritano en el Caribe Occidental. Partiendo del asentamiento de Santa Catalina estas posesiones incluirían tierra firme, principalmente la costa de los Moskitos (actual Nicaragua). Este hecho suponía un cambio importante en la política colonialista inglesa, en general mucho más dispersa que la castellana: suponía conquistar territorios más cálidos y previsiblemente más productivos, con una mayor presencia de mano de obra indígena, cuya escasez en las colonias norteñas era problemática, y con grandes expectativas de encontrar yacimientos de metales preciosos. Además, suponía introducirse en el centro del tráfico naval español en el Caribe.La colonia de Providence island fue establecida en el mismo periodo que la colonia de Plymouth Massachusetts, por las mismas personas y con el mismo respaldo que las compañías de Indias Occidentales (Mass bay Company, Conn River o la New England Company). De hecho, algún miembro relevante en esos negocios como John Pym pertenecía a ambas empresas en los dos enclaves. La constitución en 1629 de la compañía británica de Providence island se enmarca dentro del objetivo general republicano de crear un "Imperio Británico de ultramar", era el sueño Cromweliano del "Gran Designio de Occidente". Este plan amalgamaba los intereses de los opositores británicos: la creación de una sociedad utópica puritana que sirviese de modelo y refugio a los perseguidos en Inglaterra por motivos religiosos y políticos, que proporcionase medios de financiación a los intereses presbiterianos de los coaligados británicos y que, además, permitiese atacar al Imperio español desde su interior apoderándose de la plata proveniente de las minas del Potosí y de Nueva España, plata que era transportada por la "armada de galeones", vaciando de este modo las arcas del enemigo. Por otra parte, el plan también permitía proporcionar un medio para la búsqueda personal de fama y riqueza.Era una idea muy extendida entre todos los tratadistas anglosajones de la metrópoli que las colonias de Nueva Inglaterra se encontraban demasiado al norte como para producir un volumen de commodities suficiente para el abastecimiento de las islas Británicas, es más, necesitaron, por lo menos las primeras décadas de existencia, de los suministros de la metrópoli para subsistir. En realidad, consideraban a las colonias septentrionales como una mera base estratégica, un punto intermedio que permitiese la acumulación de personal y medios materiales para organizar la colonización de regiones más cálidas y productivas, y a la vez les diese la oportunidad de atacar el corazón de las posesiones españolas en América, situadas en latitudes más prósperas y poseedoras de abundante mano de obra y minas de oro y plata ya en explotación.No hay que olvidar que desde los albores del Renacimiento y la relectura de los escritos antiguos bajo la perspectiva de la era de los descubrimientos: la existencia del paraíso, de los jardines del Elíseo, del Dorado, era un hecho tan real como el de la existencia de un Nuevo Mundo. Además, la posesión de un emplazamiento a menos de 200 millas de tierra firme en la encrucijada entre Portobelo y Cartagena, en el camino de estos puertos a La Habana y Veracruz, daría cobertura a los ataques a la "armada de galeones" en su viaje de retorno a España transportando el tesoro real. Se trataba -nada menos- que de establecerse en el corazón del Imperio español. Este "Designio divino" era considerado como una misión celestial: atacar al anticristo (que así era considerado el gobierno pro-papista de la monarquía española) y rendir culto a Dios.En el año 1641, pasados ya 12 años desde de la fundación de la colonia de Santa Catalina, algunos dirigentes de la colonia puritana de Massachusetts, como segunda parte del plan, erróneamente fomentaron el abandono de este enclave de manera progresiva con el fin de trasladarse al Caribe Occidental, desafortunadamente para los ingleses fue el mismo año en que perderían la isla por suerte del ataque de Francisco Díaz Pimienta. Desde 1638 la fuerte depresión económica motivada por las sucesivas sequías, las guerras con las poblaciones indígenas y el progresivo deterioro en la balanza comercial con la metrópoli británica habían impulsado esta idea. Por esta razón, las compañías de las Indias Occidentales promovían abandonar la colonia de Nueva Inglaterra para instalarse en Centro América comenzando por santa Catalina. El plan suponía el abandono paulatino de las frías colonias septentrionales a la vez que el reforzamiento de la colonia de la isla de Providence con la idea de preparar el salto al Continente, a la costa de los Moskitos. Ese mismo año de 1638, Peter Wallace había fundado más al norte un asentamiento junto al "río viejo" al cual empezaron a llamar los indígenas de la zona "río Belice" al pronunciar mal el apellido de su fundador dando posteriormente origen al nombre del actual país. La estrategia colonizadora contaba con el envío de 1500 colonos a la isla. Sin embargo, cuando los primeros miembros de esta expedición provenientes de Plymouth Massachusetts llegaron a Santa Catalina en 1641 se encontraron con que los españoles habían tomado el control del mencionado archipiélago; y el plan de iniciar la colonización de América Central desde el interior del Imperio español fue abandonado, al menos de forma momentánea."
Por Manuel Fernández Arozena